Versículos


“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Filipenses 4:13


“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Juan 3:16


“En el principio creó Dios los cielos y la tierra”.

Génesis 1:1


“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Salmos 23:4


El Señor te protegerá;
de todo mal protegerá tu vida.
El Señor te cuidará en el hogar y en el camino,
desde ahora y para siempre.

Salmos 121:7-8


Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.

Efesios 5:15-16


Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.

Colosenses 3:23-24


El que va tras la justicia y el amor
halla vida, prosperidad y honra.

Proverbios 21:21


Vivimos por fe, no por vista.

2 Corintios 5:7


¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida?

Marcos 8:36


En el agua se refleja el rostro,
y en el corazón se refleja la persona.

Proverbios 27:19


Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu,
pero Dios fortalece mi corazón;
él es mi herencia eterna.

Salmos 73:26


En efecto,
«el que quiera amar la vida
y gozar de días felices,
que refrene su lengua de hablar el mal
y sus labios de proferir engaños;
que se aparte del mal y haga el bien;
que busque la paz y la siga.»

1 Pedro 3:10-11


Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza,
dirígeme por amor a tu nombre.

Salmos 31:3


Señor, hazme conocer tus caminos;
muéstrame tus sendas.

Salmos 25:4


Por sobre todas las cosas cuida tu corazón,
porque de él mana la vida.

Proverbios 4:23


No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Romanos 12:2


Guarda silencio ante el Señor,
y espera en él con paciencia;
no te irrites ante el éxito de otros,
de los que maquinan planes malvados.

Salmos 37:7